Los Futbolísimos

Los Futbolísimos es una colección de fútbol y misterio escrita en clave de humor.

Destinada a lectores a partir de 8 años, esta serie de libros trata valores como la educación, el deporte, el trabajo en equipo y la amistad.

Te invitamos a descubrir una de las 10 colecciones de libros infantiles más vendidas durante 2013 (¡¡más de 35.000 ejemplares vendido en tan solo 8 meses!!).

Hola, soy Francisco. O Paco. O Paquito. Y vengo a hablaros del Soto Alto Fútbol Club, aunque nosotros nos llamamos, los Futbolísimos. Únete a nosotros mientras resolvemos juntos una serie de misterios, corremos multitud de aventuras y, además, jugamos al fútbol.

Pero tengo que avisarte: en estos libros, además de amistad, compañerismo y odio entre hermanos, también hay besos (sí, he dicho besos).

¿Quieres ser el nuevo miembro de los Futbolísimos?

 

El Soto Alto Fútbol Club
El Equipo de fútbol 7 del Soto Alto está formado por:

Con el número 1 , Camuñas, portero. También conocido como el Orejas. Tiene unas orejas tan grandes que en cualquier momento parece que va a echar a volar. Es un buen portero, y aunque no se mueve mucho, para bastantes goles. Sus dos hermanos mayores también son porteros, pero él no deja de repetir: «Soy el mejor portero de la familia».


Con el número 2, Angustias, lateral derecho. Siempre está suspirando y quejándose por todo. Nadie se acuerda de cómo se llama de verdad, porque todos le llaman Angustias. Cuando ganamos el partido con los Roma, dijo: «Qué pena que hayamos ganado. Podríamos haber batido el récord de derrotas consecutivas».

Con el número 3, Marilyn, lateral izquierdo. Corre tan rápido que a veces te olvidas de que es chica y que la asociación de padres nos obligó a meterla en el equipo porque decían que tenía que haber más chicas. Es bastante buena, le gusta mucho mandar, y lleva el brazalete de capitán aunque nadie sabe por qué.

Con el número 4, Tomeo, defensa central. Es la demostración científica de que para jugar al fútbol no hay que saber jugar al fútbol: basta con dar muchas patadas y empujar a los demás. Le pone mucho entusiasmo y hace todo lo que puede, pero es tan malo que no tiene solución.

Con el número 5, Toni, medio centro. Es una mezcla entre Messi y Cristiano Ronaldo, aunque a lo mejor no es tan bueno; pero a nosotros, desde luego, sí que nos lo parece. Creo que le da un poco de rabia jugar con nosotros en lugar de estar con los del Axia o con el Santo Ángel, pero somos el equipo que le ha tocado.

Con el número 6, Helena con hache, media punta. Helena tiene los ojos más grandes que he visto en mi vida, y es tan guapa que no sé qué más puedo decir de ella. Ah, sí, que lleva más goles que yo en la liga.

Con el número 7, Pakete, delantero centro. En realidad se llama Francisco, o Paco, o incluso Paquito, pero lleva una racha bastante mala y ahora todos en el equipo le llaman Pakete.


Por si todavía no os habéis dado cuenta, Pakete soy yo.

Esos somos los siete titulares.
Y después están los dos suplentes.

Con el número 8 está Ocho, que es suplente para casi todos los puestos, y que es tan bajito que parece que tiene ocho años, aunque pronto cumple once, y por eso le llaman así. En realidad se llama Pedro, pero es mucho mejor que te llamen Ocho a que te llamen Canijo o Enano o algo peor, digo yo.

Y por último está Anita, con el número 10, que es la portera suplente, y que nunca antes se había puesto de portera, pero  convenció a su madre de que la borrara de ballet y la apuntara a fútbol, que le gustaba mucho más. Anita lleva gafas y no ve la bola cuando viene, pero como es suplente nunca nos hemos preocupado mucho por eso. Hasta ahora.

Luego están Alicia y Felipe, que son los entrenadores; algunos dicen que son novios, aunque yo no los he visto nunca darse un beso ni nada de eso.

Alicia es muy delgada y es muy alta, y sabe mucho de fútbol, y siempre nos está contando historias de grandes jugadores y de equipos míticos y cosas así.

Felipe tiene barba, y una vez el padre de Camuñas se enfadó con él y le dijo que, por muchas barba que tuviera, seguía siendo un crío y que no tenía ni idea de fútbol. Eso pasa muchas veces, que los padres se enfadan con los entrenadores. Sobre todo cuando perdemos, que es casi siempre.

Este es mi equipo de fútbol 7: el Soto Alto Fútbol Club.

Aunque entre nosotros nos llamamos los Futbolísimos.

www.literaturasm.com